OPENROOM | La ligereza y la agilidad
22153
post-template-default,single,single-post,postid-22153,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,popup-menu-slide-from-left,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La ligereza y la agilidad

Dirigir una empresa en el entorno de transformación actual, no es nada fácil. He podido constatar en este año la confusión que hay, no tanto sobre “los porqués” de los cambios, sino, mas bien, sobre “los cómo” hacer que las cosas cambien. En muchos ocasiones, los bienintencionadas iniciativas de transformación, acaban con resultados mas bien mediocres. En otros casos nunca llegan ni siquiera a materializarse como proyectos.

En el reciente congreso de PMI, Unai Roldan [1]declaraba que el tiempo medio desde que se tiene una idea, hasta que se convierte en un producto o servicio en las manos de un cliente ronda los 14 meses, en el mejor de los casos. Como mejor práctica se recomienda filtrar el 50% de las ideas para descongestionar el “backlog” de proyectos y así poder ejecutar de manera mas eficiente. En este entorno muchas empresas recurren a metodologías Lean, ágiles, con la esperanza de conseguir unos resultados tangibles en el corto plazo. Frente al clásico modelo design-build-run[2], los modelos Scrum[3] se postulan como una estrategia aplicable mas allá del desarrollo del software.

El problema es que para ser ágil es necesario ser muy consecuente. Ser ágil no necesariamente se consigue siendo “ligero”. La ligereza, más allá de ser el texto publicitario de un anuncio de perfumes (sí al amor, sí a la ligereza!!) es una manifestación presente en todos o casi todos los aspectos del mundo occidental, desde las artes plásticas a la industria de la energía, de la informática a las prácticas consumistas, de la educación al deporte y el cultivo del cuerpo…Tal como glosaba en un estupendo artículo Yorokobu[4] el reciente libro de Gilles Lipovetsk[5]

La ligereza es la aspiración que nos anima a que vivamos la vida de manera liviana, experimentando y sintiendo en un presente continuo, dejando a un lado los asuntos profundos, silenciando en lo posible a los pedantes y pesados que se obstinan en hacernos pensar.

La ligereza se gana con mensajes sencillos, superficiales, emocionales y rápidos, siendo cada vez más difícil transmitir o entender realidades o sentimientos complejos. “Esto significa que cuando queremos hablar de una experiencia que ha removido nuestras entrañas o no sabemos cómo hacerlo o el que nos escuche no entiende lo que decimos”

La ligereza también contagia la gestión empresarial, especialmente cuando el design thinking[6] se utiliza de manera indiscriminada. La verdad se supedita a lo simplista (no a lo simple que sería un valor relevante para construir productos y servicios). El mínimo común múltiplo de la mayoría, reduce la diversidad a lo obvio. La conformidad que debe venir del Customer Discovery[7] se convierte en un trámite utilizando los perfiles mas dóciles y menos adecuados. Se confunde finalmente la agilidad con la ligereza. No es lo mismo.

“La ligereza es una aspiración forzosa que, irónicamente, no se impone por la fuerza sino por la seducción abrumadora”, como indica el artículo reseñado anteriormente, en el propio éxito puede estar su mayor debilidad. Siempre habrá críticos que mantendrán una postura reflexiva que finalmente, en el caso de la empresa, tendrá su reconocimiento.

Creo que hay un camino para ser ágil y eficiente, siendo al mismo tiempo sólidos, coherentes, con contenido y significado.

Contaba Benito Pérez Galdós en sus episodios nacionales que un día, Fernando VII se encontraba acompañado de su ayudante momentos antes de asistir a una importante reunión, influido por el nerviosismo de querer vestir al monarca a toda prisa el ayudante no atinaba a realizar correctamente su tarea, por lo que el rey le espetó: “Vísteme despacio que tengo prisa“[8].  Pues eso.

[1] http://www.slideshare.net/unairoldan/enterprise-backlog-como-elemento-integrador-de-la-estrategia-pmi-chapter-2016

[2] http://www.codingthearchitecture.com/2010/07/05/design_build_run.html

[3] http://blog.raulhernandezgonzalez.com/2016/11/trece-ideas-de-scrum-que-puedes-aplicar-en-tu-gestion/

[4] http://www.yorokobu.es/ligereza/

[5] http://www.anagrama-ed.es/libro/ebooks/de-la-ligereza/9788433928139/EB_495

[6] http://www.innovationfactoryinstitute.com/blog/que-es-el-design-thinking/

[7] https://www.youtube.com/watch?v=kVKsfDTDYuI

[8] anécdota leída en https://siempreconectado.es/

No Comments

Post a Comment